Los Mets preferirían soluciones internas para el jardín central

Los Mets preferirían soluciones internas para el jardín central

NUEVA YORK -- Aunque los Mets han contemplado ser "creativos" en torno a la pradera central, incluyendo un posible cambio para adquirir al estelar jardinero central Andrew McCutchen, sigue siendo poco probable que Nueva York busque realizar esa clase de transacción.

Una fuente describió las negociaciones de los Mets con los Piratas por McCutchen como "mínimas", clasificando el canje como algo con pocas posibilidades de hacerse realidad. Para adquirir a un jugador de la talla de McCutchen, quien estará dos años más bajo control contractual del equipo, el conjunto de Queens tendría que ceder piezas listas para las Grandes Ligas -- incluyendo tal vez al guardabosque Michael Conforto, un abridor o las dos cosas.

Nueva York no está interesado en invertir tanto en un jardinero central, como lo demostró al no buscar los servicios de Dexter Fowler -- un agente libre que firmó con los Cardenales por cinco años y US$82.5 millones. Por lo contrario, los Mets anticipan llegar a los Entrenamientos de Primavera con Curtis Granderson y el dominicano Juan Lagares compartiendo tiempo en el bosque central. Conforto también practicaría en dicha posición y vería acción allí.

Los Mets creen que las alternativas fuera de la organización no son mejores que las que tienen en su propio roster.

Por eso, aunque los neoyorquinos continuarán atendiendo cualquier clase de oferta desde ahora hasta los entrenamientos, sus objetivos durante la temporada muerta han cambiado. El club espera desprenderse del jardinero Jay Bruce y su salario de US$13 millones antes de los Entrenamientos de Primavera, con una fuente pronosticando que un canje llegaría antes del Año Nuevo. Jon Paul Morosi de MLB.com informó el lunes que los Mets y los Azulejos siguen en negociaciones por Bruce o Granderson, aunque los directivos de Nueva York prefieren quedarse con Granderson debido a sus capacidades defensivas en el jardín central.

Granderson patrulló la pradera central en 36 encuentros la temporada pasada, impresionando al club con su agilidad a los 35 años de edad. Llegando a su temporada de 36 años de edad y al último año de su contrato, Granderson piensa que puede jugar dicha posición con consistencia. La novena de Queens tiene previsto sustituirlo a finales de los juegos con Lagares, quien tiene un Guante de Oro en su haber y sería el titular cada vez que se enfrenten los Mets a un abridor zurdo.

"La verdad es que hasta yo me sorprendí", reconoció Granderson hace poco sobre sus capacidades en el bosque central. "A comienzos no estaba seguro si podía hacerlo por esa cantidad de tiempo. Y luego cuando lo continué haciendo, me di cuenta de que si hago lo mismo que en el jardín derecho, no tendré problemas en la pradera central".